Reacciones habituales ante la muerte de un ser querido

  • No creer lo que está pasando.

  • Llorar con frecuencia.

  • Tener dificultad para comer o dormir.

  • Estar o sentirse triste.

  • Sentir que la vida no tiene sentido.

  • Sentir culpabilidad por lo ocurrido.

  • Estar o sentirse confundido.

  • Mostrar irritabilidad o agresividad.

  • Sentir angustia o nerviosismo.

  • Sentirse indefenso.

  • Mostrar enlentecimiento en ciertas conductas o pensamientos.

  • Intentar realizar conductas autolesivas con la intención de hacerse daño.

Nota informativa

Ten en cuenta que estas reacciones son normales que aparezcan en un primer momento. Si persisten más allá de un mes, contacta con un profesional de la psicología.

IMPORTANTE: Recibirá una confirmación por correo electrónico cuando hayamos verificado con nuestros psicólogos la fecha y hora de la consulta, así como los datos de acceso a nuestra plataforma.