Antes de comunicar un fallecimiento a una persona mayor

Ten en cuenta que son personas que han podido vivir numerosas situaciones de pérdida.

Las personas mayores cada vez viven más situaciones de pérdida, no solo de seres queridos sino también de sus capacidades físicas, intelectuales, económicas… y esto las puede hacer más vulnerables.


Pueden tener algunas enfermedades o patologías que afectan a su calidad de vida.

Son personas que pueden tener patologías que nos preocupen: problemas coronarios, demencias, etc., que quizá haya que tener en cuenta a la hora de comunicarles la noticia.


Llama a los servicios sanitarios o de emergencia si es necesario.

Ten en cuenta el riesgo físico que puede tener la persona mayor a la que vas a comunicar el fallecimiento y valora la posibilidad de llamar a los servicios sanitarios de emergencia antes de informar.

Reacciones habituales en personas mayores

  • Miedo, ira, frustración, negación o tristeza.

  • Conductas regresivas donde parece comportarse de manera infantil.

  • Desorientación: no saber dónde está, no reconocer a alguien cercano, no recordar en qué fecha vive….

  • Desconfianza de la persona que le transmite la noticia.

  • Aumento de los recuerdos relacionados con el pasado.

  • Mayor dependencia de la familia y posible rechazo de ayuda externa ofrecida por conocidos o por la Administración Pública.

  • Dificultad para dormir, concentrarse o pérdida de interés para comunicarse.

Nota informativa

Ten en cuenta que estas reacciones son normales que aparezcan en un primer momento. Si persisten más allá de un mes, contacta con un profesional de la psicología.

¿Qué hacer?

  • Emplea un lenguaje sencillo y adaptado a las capacidades físicas y cognitivas de la persona: problemas de oído, dificultades a la hora de entender, expresarse o retener la información, etc

  • Respeta sus tiempos, no tengas prisa. Asegúrate de que ha comprendido la información que le has dado preguntándole si te ha escuchado o entendido.

  • Pregúntale por lo que más le preocupa en ese momento, por lo que necesita y cómo podrías ayudarle.

  • Facilítale el acompañamiento y el apoyo social más cercano posible.

  • Permítele tomar decisiones sobre sus deseos de participar o no en ritos funerarios.

  • Si tuviese dificultades físicas que le impidiesen desplazarse, facilítale la posibilidad de despedirse de su ser querido con algún objeto significativo, fotografía, etc.

  • Infórmale de todos los trámites y actuaciones que se están haciendo: horario del funeral, lugar de velatorio, etc.

¿Qué no hacer?

  • Tratarles como niños, de un modo infantil.

  • Ocultarles información importante pensando que no se van a enterar por otros medios.

  • Dar información excesiva, impactante e innecesaria.

  • Suponer cómo se van a sentir llevando a cabo conductas sobreprotectoras.

  • Impedirle participar en ritos funerarios cuando es su deseo y lo permite su estado físico y mental.

  • Obligarles a alimentarse con la misma frecuencia que lo venían haciendo.

  • Impedirles la expresión emocional de sus sentimientos.

IMPORTANTE: Recibirá una confirmación por correo electrónico cuando hayamos verificado con nuestros psicólogos la fecha y hora de la consulta, así como los datos de acceso a nuestra plataforma.