Reacciones habituales en adultos tras la comunicación de un fallecimiento

  • Negación, incredulidad, sentir que está soñando, que no es real lo sucedido utilizando expresiones como: «no es posible», «no puede ser», «seguro que no es él/ella, debe ser un error».

  • Estupor y aturdimiento. Parece como ausente, no responde a los estímulos, apenas se mueve o habla.

  • Pánico, miedo, temor y malestar intenso.

  • Sensación de angustia por todas las emociones que siente.

  • Sentimiento de culpabilidad, creer que, en parte, es responsable de la muerte de su ser querido.

  • Crisis de ansiedad, respiración agitada, sensación de falta de aire.

  • Sentimientos de abandono, desatendiendo a las propias necesidades.

  • Aislamiento, soledad, refugio en sí mismo.

Nota informativa

Ten en cuenta que estas reacciones son normales que aparezcan en un primer momento. Si persisten más allá de un mes, contacta con un profesional de la psicología.

¿Qué hacer?

  • Intenta buscar un lugar tranquilo, seguro y sin distracciones.

  • Ten en cuenta la información que ya conoce la persona a la que vas a comunicar la noticia.

  • Explícale de manera general lo que ha sucedido, intenta hacerlo en orden cronológico, de lo más antiguo a lo más reciente.

  • Utiliza un lenguaje claro, preciso, con tacto y respeto. No es fácil hacerlo, ensáyalo antes si lo necesitas.

  • Mantén la calma cuando facilites la información, asegurándote de que la otra persona está entendiendo el mensaje.

  • Responde con sinceridad, de forma honesta y sencilla a las preguntas que te haga.

  • Infórmale de los pequeños detalles solo si te los piden o preguntan.

  • Respeta los tiempos de la otra persona y no te sientas incómodo ante el silencio.

  • Permite la expresión de sentimientos y emociones: llanto, tristeza, rabia…

  • Pregúntale qué necesita en ese momento y en qué le puedes ayudar.

  • Ofrécele un lugar donde descansar, agua, abrigo, comida, si necesita que le pongas en contacto con otros familiares o conocidos…

  • Infórmale sobre las acciones siguientes que van a suceder o los trámites que se van a realizar.

¿Qué no hacer?

  • Asumir que la persona sabe todo y ya conoce lo que ha sucedido.

  • Alargarse o entretenerse mucho en preámbulos antes de comunicar la noticia.

  • Minimizar lo sucedido: «no te preocupes», «todo pasa», «no estés triste».

  • Dar detalles escabrosos e innecesarios sobre cómo ha sucedido la muerte.

  • Culpar a alguien de lo sucedido.

  • Perder la calma y la serenidad.

  • Informar alzando la voz a muchas personas a la vez.

  • Utilizar frases del tipo: «se nos fue», «está en un lugar mejor».

IMPORTANTE: Recibirá una confirmación por correo electrónico cuando hayamos verificado con nuestros psicólogos la fecha y hora de la consulta, así como los datos de acceso a nuestra plataforma.