Cómo ayudar psicológicamente a los niños durante la pandemia

Si está permitido salir de casa

¿Qué hacer?

  • Puede que tengan miedo, desconfianza o temor a salir a la calle tras toda la información recibida sobre el coronavirus. Ayúdales a externalizar la expresión de sus emociones. Por ejemplo, puedes utilizar una historia en la que los profesionales sanitarios acaban venciendo al virus y donde el niño ha tenido un papel importante colaborando.

  • Habla abiertamente sobre las cosas que les dan miedo y diles que es normal sentirlo. Puedes explicarles el porqué de las medidas de seguridad tomadas para salir a la calle y de qué manera les están protegiendo contra el virus.

  • Pregúntales sobre sus temores a la hora de salir y explícales con detalle qué harán y verán cuando salgan a la calle y realicen algunas actividades.

  • Puede suceder que pierdan todo miedo a salir y estar en la calle, y olviden cuál es la situación y no quieran cumplir con las medidas de seguridad. Haz de las salidas a la calle un juego en el que las normas son las medidas de seguridad. Que queden con la sensación de que pueden pasarlo bien y a la vez cumplir con las recomendaciones.

  • Negocia las condiciones de la salida para que tengan más sensación de seguridad y control. Deja que elijan la ropa que se pondrán, los lugares por los que irán, si llevarán consigo algún juguete favorito o algún objeto que les dé seguridad, etc.

  • Pregúntales cómo se han sentido tras cada salida a la calle, para detectar y trabajar posibles temores o problemas.

¿Qué no hacer?

  • Forzarles a salir a la calle si se encuentran muy atemorizados. Pueden asociar el hecho de salir a la calle con algo desagradable y peligroso. Si es necesario salir, realizar algún ejercicio de relajación previo para que estén más calmados y decirles que están contigo y les vas a acompañar en todo momento.

  • Abandonar hábitos saludables, es importante mantener y reforzar aquellas actividades beneficiosas para ellos como la alimentación, la higiene, actividades de ocio con la familia, etc.

  • Prolongar ciertos hábitos de dependencia que hayan adquirido durante el confinamiento, como dormir en la misma cama que sus padres, abuelos, hermanos, etc. Es importante que vayan recuperando su autonomía poco a poco: realizar sus actividades cotidianas de aseo, tareas de casa, estudios, etc. Asígnales tareas y responsabilidades acordes a su edad y capacidades y prémiales cuando las lleven a cabo.

  • Pasar por alto el incumplimiento de las normas de seguridad establecidas para cada edad, especialmente si se trata de medidas de prevención del contagio. Recuérdales que, aunque puedan ver, salir o jugar con sus amigos deben ser cautelosos a la hora de interaccionar con ellos.

Cómo ayudar a los niños si están confinados

¿Qué hacer?

  • Explícales la situación actual y los motivos por los que no debemos salir de casa.

  • Utiliza frases breves y palabras sencillas. Ayúdate de cuentos o vídeos si te es más fácil.

  • Corrige las creencias imaginarias erróneas que los niños pueden tener sobre el virus.

  • Ten paciencia, respetar los silencios y preguntas que hagan. Tómate el tiempo que sea necesario para que comprendan cuál es la situación real que estamos viviendo.

  • Establece tareas, límites y normas claras para la convivencia. Incorpora horarios, actividades, juegos, tareas de casa y premia simbólicamente a los niños cuando se cumplan las tareas.

  • Atiende las necesidades emocionales de los niños. Escucha sus dudas, preocupaciones, miedos y sentimientos.

  • Comparte nuevas aficiones con ellos y aprender a realizar nuevas actividades gratificantes.

  • Los padres son modelos a seguir por sus hijos. Normaliza tus comportamientos y los niños los tomarán como ejemplo.

¿Qué no hacer?

  • Mentir o dibujar una realidad paralela. Contesta con sinceridad a sus preguntas apoyándote en medios e información que te sean de utilidad.
  • Corregir sus creencias imaginarias sobre el virus. Tómate el tiempo que necesites para que comprendan realmente cuál es la situación.
  • Sobreexponerles a un exceso de información. Aunque es importante mantenerles informados sobre los cambios y novedades que haya en la situación, reduce al mínimo ver las noticias, escoge programas televisivos o de internet que se alejen de la temática del coronavirus.
  • Imponer tu criterio a la hora de establecer normas, intenta negociar cuando haya diferencias de opinión o conflictos, dales otro punto de vista y que puedan entrar en razón.
  • Perder la paciencia ante posibles rabietas y enfados. Aprende a identificar qué sentimientos hay detrás y las maneras alternativas de expresarlos. Trasmíteles que tú también estás pasando por un momento difícil.

Recuerda

Si sientes que la situación te desborda, no lo dudes y pide ayuda a profesionales de la psicología especializados.

IMPORTANTE: Recibirá una confirmación por correo electrónico cuando hayamos verificado con nuestros psicólogos la fecha y hora de la consulta, así como los datos de acceso a nuestra plataforma.