Cómo apoyar psicológicamente a una persona infectada con Covid

¿Qué hacer?

  • Es importante que mantengas la comunicación constante con la persona enferma. Llámale varias veces al día y muéstrale todo tu apoyo.

  • Ayúdale a expresar sus emociones y desahogarse, compréndela y evita quitar importancia a lo que te dice utilizando frases del tipo «no te preocupes», «eso no es nada», «otras personas están peor» …

  • Normaliza sus emociones, dile que es normal que esté teniendo todas esas sensaciones y sentimientos, que estás ahí para ayudarla, escucharla, que contacte contigo siempre que lo necesite.

  • Refuerza sus capacidades, recursos y fortalezas y recuérdale que está cumpliendo con las recomendaciones sanitarias, y que lo está haciendo muy bien.

  • Valora la gravedad de la persona afectada y las posibles consecuencias en las que puede derivar la enfermedad a corto y medio plazo. Considerar todas las posibilidades nos ayuda a estar preparados para lo bueno o malo que pueda suceder.

  • Normaliza tus emociones en estas circunstancias. Es probable que sientas rabia, angustia, frustración, incertidumbre… Identifícalas y permítete sentirlas.

  • Comparte tus emociones con otras personas de tu confianza que te puedan ayudar y animar.

  • Apóyate en tu círculo más cercano de confianza y en quienes crees que pueden serte de mayor ayuda en cada momento.

  • Comparte experiencias con otras personas que estén viviendo una situación como la tuya, puede ayudarte a clarificar algunas dudas y sentirte comprendido.

  • Encuentra varios momentos durante día en los que puedas hacer actividades que te sean gratificantes: hacer deporte, leer, escuchar música, estar con amigos…. Es importante que te permitas estar bien y disfrutar de aquello que te agrada.

Recuerda

Si sientes que la situación te desborda, no lo dudes y pide ayuda a profesionales de la psicología especializados.

¿Qué no hacer?

  • Exigirle a la persona que sea fuerte y esté bien todo el tiempo. Déjale espacio para que pueda expresar sus miedos, pensamientos y emociones.

  • Llamar de manera constante a la persona enferma. Respeta sus tiempos de descanso. Estar recibiendo llamadas de manera continua también le puede resultar agobiante.

  • Exigirte a ti mismo ser «fuerte» todo el tiempo. No tienes por qué saber cómo actuar en todas las ocasiones, encuentra momentos para mirar hacia tu interior y preguntarte cómo estás, qué necesitas y cómo podrías cuidarte.

  • Descuidar las rutinas y las necesidades básicas: dejar de comer, dormir o descuidar la higiene, alimentación y descanso.

  • Descuidar las medidas de seguridad olvidándote de mantener la distancia física con la persona afectada por COVID-19. Ten presente que la distancia física no implica distancia emocional.

IMPORTANTE: Recibirá una confirmación por correo electrónico cuando hayamos verificado con nuestros psicólogos la fecha y hora de la consulta, así como los datos de acceso a nuestra plataforma.