Recomendaciones para adultos durante la pandemia

Si está permitido salir de casa

¿Qué hacer?

  • Recuerda en todo momento las recomendaciones de las autoridades sanitarias y confía solo en fuentes oficiales de información.

  • Sé paciente y flexible, volver a la «normalidad» anterior a la pandemia será un proceso más lento de lo que nos gustaría y tendrás que adoptar nuevas formas de actuar y relacionarte.

  • Mantén rutinas y hábitos saludables previos o que adquiriste durante el confinamiento: haz deporte, come sano, duerme lo suficiente, modera el consumo de alcohol, habla con frecuencia con tus seres queridos, etc.

  • Reflexiona sobre los aspectos positivos que pueda ofrecerte esta nueva etapa de tu vida. Afronta de manera activa y creativa nuevos retos.

  • Si sientes temor o miedo a salir de casa, protégete lo necesario e intenta comenzar a salir poco a poco: ir a comprar, tirar la basura, quedar a tomar un café con algún amigo, etc.

  • Si has sufrido el fallecimiento de algún familiar o persona cercana, piensa el modo en el que te gustaría despedirte de la persona fallecida y rendirle algún homenaje.

¿Qué no hacer?

  • Confiarse demasiado. Ten en cuenta las medidas de seguridad recomendadas. Reconectar con nuestros círculos sociales no debe suponer bajar la guardia.

  • Perder rutinas saludables adquiridas cuando no has podido salir de casa. Es posible que encontrases beneficio y alivio realizando algunas actividades. Mantén esas fuentes de bienestar ajustando tus horarios para poder mantener algunas de ellas.

  • Dejarse llevar por la presión social y no protegerse. No te sientas avergonzado por cumplir con las medidas de protección recomendadas, aunque veas que otros no las cumplen tendrán que ser mantenidas durante un tiempo, como el uso de mascarillas y el lavado frecuente de manos.

  • Entrar en pánico por miedo al contagio. Protégete lo necesario e intenta comenzar a salir poco a poco: ir a comprar, tirar la basura, quedar a tomar un café con algún amigo, etc.

  • Divulgar información no oficial, pues puede tratarse de bulos perjudiciales para la población.

Recomendaciones para adultos en confinamiento

¿Qué hacer?

  • Mantén hábitos saludables de higiene, sueño y alimentación: haz ejercicio, mantén horarios de descanso, comidas y cuida tu arreglo personal.

  • Establece rutinas que te permitan tener un horario en el que organizar tus actividades a lo largo del día de manera estructurada.

  • Trata de mantener una dieta saludable y no abusar del alcohol o tabaco.
  • Si teletrabajas, haz descansos en los mismos momentos en los que los harías en tu día a día.

  • Haz más actividades gratificantes de las que solías hacer. Es importante que nos cuidemos y realicemos actividades que nos hagan sentir bien y nos ayuden a desconectar.

  • Sigue conectado con tu entorno. Utiliza las redes sociales, videollamadas u otros mecanismos que te permitan mantener el contacto con las personas queridas. Aprovecha para hacer esas llamadas pendientes y estrechar lazos.

  • Establece unas normas de convivencia claras. Intenta expresar tus pensamientos y deseos desde el respeto, de este modo convivir será menos conflictivo.

  • Busca momentos para valorar algunos aspectos de tu vida. Es una buena oportunidad para conocerte mejor, escucharte y averiguar cuáles son tus necesidades e inquietudes.

  • Retoma tareas y actividades que tenías pendientes: esos libros que siempre hemos querido leer, aprender recetas nuevas, ver una serie o desarrollar un nuevo proyecto.

¿Qué no hacer?

  • Buscar demasiada información sobre lo que está sucediendo. «Intoxicarte» de información puede resultarte agobiante y llevarte a una mayor desesperación o sensación de indefensión.

  • Difundir información sin saber si es verdadera. Con frecuencia la información que nos llega por WhatsApp u otras redes sociales puede tratarse de bulos o ser errónea. Consulta y difunde solo información de fuentes oficiales.

  • Vivir únicamente pensando en lo que harás cuando puedas salir de casa. Las situaciones pueden cambiar mucho y es posible que, cuando pase este momento de crisis, las cosas no sean como antes. Céntrate en el día a día.

  • Descuidar tus rutinas y hábitos de higiene, sueño y alimentación.

  • Saltarte las normas. Puede ser muy tentador buscar alguna excusa para salir, recuerda los peligros a los que te expones y expones al resto de personas.

Recuerda

Si sientes que la situación te desborda, no lo dudes y pide ayuda a profesionales de la psicología especializados.

IMPORTANTE: Recibirá una confirmación por correo electrónico cuando hayamos verificado con nuestros psicólogos la fecha y hora de la consulta, así como los datos de acceso a nuestra plataforma.