Recomendaciones para adolescentes durante la pandemia

Si está permitido salir de casa

¿Qué hacer?

  • Disfruta con prudencia. Es cierto que han aumentado las posibilidades de cosas que podemos hacer sin estar confinados, pero es importante recordar todo lo sucedido hasta ahora y mantener las normas de seguridad.

  • Aunque no conozcas ningún caso cercano de contagio, el virus es real y la COVID-19 trae graves consecuencias, no solo para personas mayores sino también para jóvenes. Ten esto presente a la hora de actuar con responsabilidad, puede sucederte a ti y puedes contagiar a alguien de tu familia.

  • Mantén los hábitos saludables que iniciaste durante el periodo en el que no podías salir de casa. Si te aficionaste a la lectura, al deporte, a comer más sano, o a irte a dormir a una determinada hora, será beneficioso para ti que los mantengas. 

  • Reduce los círculos de amigos con los que te relacionas. Trata de quedar siempre con los mismos grupos de gente, de modo que ante un posible contagio sea más fácil identificar con quienes has estado.

  • Utiliza las tecnologías. Puedes seguir utilizando las redes sociales y las videollamadas para estar en contacto con otras personas a las que no ves presencialmente. Piensa que la distancia física no implica que tengáis que estar separados emocionalmente.

¿Qué no hacer?

  • Saltarte las normas. Recuerda que las normas se han establecido porque la situación es grave y la vida de muchas personas corre peligro.

  • Dejarte llevar por la presión social. Que otros no se pongan la mascarilla por la calle no les hace más populares, más valientes ni más «fuertes». Sencillamente, son irresponsables. 

  • Perder el contacto con tus familiares. Es importante que continúes hablando y compartiendo experiencias con tus familiares más cercanos y con los que has convivido durante el tiempo en el que no se puede salir de casa.  

  • Compartir información no oficial y que pueda ser perjudicial para la población. Contrasta la información antes de compartirla.

  • Perder tus rutinas saludables. Intenta tener tiempo para hacer deporte, leer, descansar, etc. No dediques todo el tiempo únicamente a salir con los amigos.

Recomendaciones para adolescentes en situación de confinamiento

¿Qué hacer?

  • Piensa que es normal sentir ansiedad, rabia, irritabilidad o tristeza. Todas las emociones que sientas son completamente normales ante esta difícil situación. 

  • Crea nuevos entretenimientos y distracciones, qué cosas serían interesantes y agradables para hacer o aprender.

  • Encuentra diferentes modos de conectar con amigos: redes sociales, videollamadas, etc.

  • Busca nuevas aficiones y comienza a dedicarles tiempo, escucha a tu mente y cuerpo sobre cosas nuevas que te puedan apetecer hacer.

  • Permítete sentirte mal. Tener que cambiar por completo nuestros planes, modo de vida, rutina y cosas que solíamos hacer, etc. no es fácil. Démonos espacio para sentir lo que nos pasa, nos ayudará a sentirnos mejor.

  • Ayuda a tus compañeros si crees que están sufriendo acoso a través de redes sociales y comunícalo a un adulto de confianza.

¿Qué no hacer?

  • Abusar de las redes sociales. Es posible que comiences a pasar muchas horas frente a una pantalla, tanto para realizar tareas educativas y seguir clases online como para ocio y recreación. Modera y reduce tu uso de las tecnologías a ciertas horas al día y trata de buscar actividades que te permitan desconectar del mundo digital.

  • Saltarte las normas. Puede resultar tentador encontrar «vacíos legales» u oportunidades para ver a amigos. Recuerda siempre los peligros a los que te expones a tí mismo y a los demás.

  • Contribuir a generar nuevos conflictos. Es normal que durante la convivencia surjan nuevas disputas, es importante hablar las cosas desde el respeto y la colaboración para que todos salgamos lo menos perjudicados posible.

  • Pensar que estás solo/a. Estamos pasando por una situación muy difícil, si hablas con alguna persona de confianza quizá te ayude a aliviar ese malestar. 

Recuerda

Si sientes que la situación te desborda, no lo dudes y pide ayuda a profesionales de la psicología especializados.

IMPORTANTE: Recibirá una confirmación por correo electrónico cuando hayamos verificado con nuestros psicólogos la fecha y hora de la consulta, así como los datos de acceso a nuestra plataforma.